Trucos para desatascar las tuberías fácilmente

Si consideramos las consultas de nuestros clientes, sabemos que las tuberías, o mejor dicho los atascos de las tuberías, son uno e los principales problemas con los que podemos concentrarnos en nuestras viviendas, sobre todo cuando son algo antiguas.

El problema es que la suciedad comienza a acumularse poco a poco en las tuberías y desagües, y más de una vez vamos a encontrarnos en la necesidad de bien realizar una limpieza, o bien apostar por un mantenimiento constante si no queremos llegar a ese punto. Es que si quieres evitar tanto los atascos como los olores, te recomendamos que sigas leyendo.

El fregadero de la cocina es normalmente el elemento de nuestra red de saneamiento que más problemas relacionados con los atascos presenta. Esto tiene que ver con que los alimentos y diferentes elementos que manipulamos allí muchas veces caen a las tuberías, y con el paso del tiempo se solidifican, produciendo los famoso atascos.

Si no quieres que tus tuberías se atasquen, lo primero que te recomendamos es que evites derramar el aceite en el fregadero, guardándolo en botes para llevarlos a otro sitio y deshacernos de él en los sitios donde corresponda. Lo mismo con los alimentos y sus restos. A su vez, otro consejo tiene que ver con la utilización de los famosos tapones con agujeros que evitan que estos residuos caigan a las tuberías. Y finalmente, te aconsejamos que cada 10 días o dos semanas, te tomes la molestia de limpiar completamente las tuberías arrojando agua caliente con sal en ellas.

Ahora bien, todos los consejos anteriores tenían que ver con evitar que se atasque tu fregadero o tubería, pero también tenemos algunos trucos para deshacernos de este inconveniente en caso de que sea demasiado tarde y no quede otro remedio.

El primer truco incluye el uso de un desatascador de goma o ventosa. Primero tienes que llenar el fregadero con agua, colocando el desatascador alrededor del orificio del desagüe utilizando su ventosa, por supuesto. Luego tienes que realizar el movimiento de bombeo para generar presión. Si ves que el atasco comienza a ceder, también puedes reforzarlo con agua con sal.

La combinación del bicarbonato y vinagre es otra opción muy interesante en este tipo de situaciones. Tienes que tomar medio vaso de bicarbonato y un vaso de vinagre. Luego, pones a hervir una olla repleta de agua con un puñado de sal. Quitas la rejilla del desagüe, y echas primero el bicarbonato. Luego de unos segundos tienes que arroja el vinagre, y por último, ya pasados cerca de 15 minutos, el agua con la sal.

El jabón en polvo puede ser otra opción en muchos casos. Lo que tienes que hacer es introducir un poco de jabón en polvo en el fregadero, y luego dejar caer agua caliente por un par de minutos. Esto, a fin de poder ablandar la suciedad para que se quite.

Si nada de lo anterior diera resultado, siempre podemos aconsejarte los productos para desatascar tuberías que son realizados específicamente para ello, y que te permitirán obtener resultados en algunos casos en los que los métodos anteriores no colaboren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *