Blog

Ventajas de tener un inodoro con fluxómetro

¿Tu profesional de confianza, vamos, desatascos Valencia, te ha recomendado la instalación de un fluxómetro en tu inodoro? ¿Quieres saber más acerca de esta solución? Pues bien, lo primero que tienes que tener en cuenta es que el medio ambiente necesita que somos usuarios seamos mucho más cuidadosos acerca de la cantidad de agua que utilizamos día a día.

No sólo eso, sino que además se calcula que un inodoro representa aproximadamente un tercio del agua que consume cualquier vivienda en el mundo entero.

Es entonces cuando se propone la instalación del fluxómetro, un dispositivo que está compuesto por una cámara cilíndrica que se ubica dentro del mismo inodoro, llenándose de agua luego de cada lavado. Con el uso constante de este sistema, que evitará vaciar el tanque de agua del inodoro, conseguirás que tus facturas serán muy menores.

En cuanto al fluxómetro, tienes que saber que este cuento se vacía en aproximadamente 10 segundos, mientras que tarda de un minuto a un minuto y medio en llenarse nuevamente, un tiempo más que suficiente para la mayoría de los usuarios.

Y otro detalle interesante tiene que ver con que el fluxómetro se encuentra cumpliendo absolutamente todas las normativas respecto de las leyes para proyectos de construcción como de remodelación, así que no tendrás problemas con ellos.

Ahora bien, muchos usuarios probablemente se preguntarán cuáles son las principales diferencias que existen entre el tanque de inodoro estándar y el fluxómetro. Si nos detenemos en el método tradicional, podemos encontrarnos con un depósito que aprovecha el propio peso del agua y la gravedad para eliminar todos los desechos.

A diferencia de este sistema, el fluxómetro funciona aprovechando la presión del agua en lugar de la gravedad al momento de vaciar sus contenidos. De esta forma, cuando lo activamos, se abre una válvula de descarga, que permite que la presión de agua entre en el recipiente.

El sistema en líneas generales es mucho más sencillo porque contiene una cantidad de piezas menor, y eso significa una ganancia evidente cuando se trata de evitar los clásicos problemas de funcionamiento que pueden aparecer en cualquier circunstancia. Por otro lado, como las válvulas no están expuestas, es mucho menos probable que se dañen.

Por otro lado, el fluxómetro permite su ejecución mediante un botón, mando, e incluso las versiones con mayor tecnología de este sistema habilitan también la posibilidad de instalar un rayo infrarrojo que se activa de forma automática mediante un sensor.

Trucos para desatascar las tuberías fácilmente

Si consideramos las consultas de nuestros clientes, sabemos que las tuberías, o mejor dicho los atascos de las tuberías, son uno e los principales problemas con los que podemos concentrarnos en nuestras viviendas, sobre todo cuando son algo antiguas.

El problema es que la suciedad comienza a acumularse poco a poco en las tuberías y desagües, y más de una vez vamos a encontrarnos en la necesidad de bien realizar una limpieza, o bien apostar por un mantenimiento constante si no queremos llegar a ese punto. Es que si quieres evitar tanto los atascos como los olores, te recomendamos que sigas leyendo.

El fregadero de la cocina es normalmente el elemento de nuestra red de saneamiento que más problemas relacionados con los atascos presenta. Esto tiene que ver con que los alimentos y diferentes elementos que manipulamos allí muchas veces caen a las tuberías, y con el paso del tiempo se solidifican, produciendo los famoso atascos.

Si no quieres que tus tuberías se atasquen, lo primero que te recomendamos es que evites derramar el aceite en el fregadero, guardándolo en botes para llevarlos a otro sitio y deshacernos de él en los sitios donde corresponda. Lo mismo con los alimentos y sus restos. A su vez, otro consejo tiene que ver con la utilización de los famosos tapones con agujeros que evitan que estos residuos caigan a las tuberías. Y finalmente, te aconsejamos que cada 10 días o dos semanas, te tomes la molestia de limpiar completamente las tuberías arrojando agua caliente con sal en ellas.

Ahora bien, todos los consejos anteriores tenían que ver con evitar que se atasque tu fregadero o tubería, pero también tenemos algunos trucos para deshacernos de este inconveniente en caso de que sea demasiado tarde y no quede otro remedio.

El primer truco incluye el uso de un desatascador de goma o ventosa. Primero tienes que llenar el fregadero con agua, colocando el desatascador alrededor del orificio del desagüe utilizando su ventosa, por supuesto. Luego tienes que realizar el movimiento de bombeo para generar presión. Si ves que el atasco comienza a ceder, también puedes reforzarlo con agua con sal.

La combinación del bicarbonato y vinagre es otra opción muy interesante en este tipo de situaciones. Tienes que tomar medio vaso de bicarbonato y un vaso de vinagre. Luego, pones a hervir una olla repleta de agua con un puñado de sal. Quitas la rejilla del desagüe, y echas primero el bicarbonato. Luego de unos segundos tienes que arroja el vinagre, y por último, ya pasados cerca de 15 minutos, el agua con la sal.

El jabón en polvo puede ser otra opción en muchos casos. Lo que tienes que hacer es introducir un poco de jabón en polvo en el fregadero, y luego dejar caer agua caliente por un par de minutos. Esto, a fin de poder ablandar la suciedad para que se quite.

Si nada de lo anterior diera resultado, siempre podemos aconsejarte los productos para desatascar tuberías que son realizados específicamente para ello, y que te permitirán obtener resultados en algunos casos en los que los métodos anteriores no colaboren.

Trucos para desatascar la ducha

La ducha es una de las partes de nuestra vivienda a la que muchas veces apenas prestamos atención, y sin embargo lamentablemente es posible encontrarnos con que se puede atascar como cualquier otro tramo de la red de saneamiento y agua de la casa.

En efecto, aunque cualquier tipo de ducha puede sufrir un atasco, esta situación se vuelve más molesta en algunos casos concretos, como por ejemplo cuando tenemos un plato de ducha en lugar de una bañera, incluso al punto de generar inundaciones.

Por lo general, estos atascos tan comunes se producen o en el cabezal de la ducha o en el plato, y por eso queremos brindarte algunos consejos para que puedas desatascarlos sin tener que recurrir a nuestra ayuda profesional, y así ahorres algo de dinero.

Bien, hablemos primero de la posibilidad de desatascar el cabezal de la ducha. Se trata de una técnica bastante sencilla, ya que todo lo que tienes que hacer es usar productos naturales. Una buena solución es hervir en una olla una parte de vinagre por dos partes de agua, con un poco de zumo de limón, un limón será suficiente. Cuando todo haya hervido, colocas dentro el cabezal de la ducha retirado de ésta, y dejas que haga efecto por media hora. Si quieres mejores resultados, puedes destapar los agujeros uno por uno con un alfiler.

También existe la posibilidad de que, por otro lado, debas desatascar el cabezal de ducha. En este caso en especial, tienes que saber que los atascos en los desagües son más frecuentes que en los cabezales. Casi siempre, tienen que ver con la acumulación tanto de pelos, como de jabón. Lo primero será utilizar algún elemento succionador.

Pero si eso no diera buenos resultados, te recomendamos que prepares una mezcla en casa con 200 gramos de bicardonato de sodio, 200 gramos de sal gorda, y 20 centilitros de vinagre blanco. Debes calentar la mezcla en el fuego, y cuando esté caliente, echarla, haciendo correr luego agua caliente por un buen rato, al término de unos 15 minutos aproximadamente.